- PreparaciÓn -

Preparación de la mezcla para el pastel de carne rellenas

Primero vamos a cocer las patatas. Seguidamente pondremos en una cazuela el bacalao desmigado junto a una hoja de laurel y se cubre con agua. Cuando empiece el agua a hervir dejamos pasar un minuto aproximadamente y escurriremos en un escurridor. Ahora sí, pelaremos las patatas y con ayuda de un pasapurés o un tenedor, trituraremos las mismas, el bacalao, el perejil y el ajo. 



Bolas de carne sin procesar de la carne picada con laminados en pan rallado

A continuación, añadiremos la canela en polvo y los piñones tostados. En caso de que este soso añadiremos algo de sal más a nuestro gusto. Dejamos la masa reposar unas horas en la nevera. Cuando dicho tiempo haya acabado haremos las albóndigas del tamaño que desees. 


albóndigas en salsa

Por último, dejamos cocer todo unos 10 minutos a fuego lento. Si hacemos este plato y reservamos hasta el día siguiente las albóndigas cogerán el sabor de la salsa. Pasamos por un huevo batido y a continuación por pan rallado cada albóndiga. Freímos en aceite a temperatura medio alta hasta conseguir que se queden bien doradas y con una costra dura. Si deseas puedes acompañarlas con una mayonesa ligera o sola. 


- Propiedades y Beneficios del Bacalao -

  • Es bajo en calorías, y sus proteínas lo hacen indispensable en épocas de crecimiento y desarrollo.
  • La grasa del bacalao es cardiosaludable, entre otras cualidades, el omega 3 es antiinflamatorio y controla el nivel de colesterol y triglicéridos.
  • Como decíamos, el bacalao es rico en omega-3, y el segundo componente importante del bacalao es el yodo.
  • El bacalao es un pescado blanco que se asemeja al azul por su composición, por esa razón es mejor que no lo introduzcáis en la dieta de los niños hasta los 18 meses por precaución.

- consejos para limpiar la tabla de cocina-

1- Vinagre para desinfectar

Muchas veces, el uso de agua y detergente puede debilitar las fibras de madera en la superficie de las tablas de cortar. Por esta razón, la mejor opción para limpiar y desinfectar tu tabla consiste en utilizar un trapo humedecido con vinagre blanco para frotar la superficie luego de cada uso. El ácido acético del vinagre funciona como un excelente desinfectante natural para combatir bacterias como E. coli, Salmonella, y Staphylococcus. En caso de que la tabla también necesite ser desodorizada, espolvorea unas cucharadas de bicarbonato de sodio sobre la superficie, y luego aplica el vinagre blanco concentrado. Deja que los productos actúen durante 10 minutos y luego enjuaga con un trapo humedecido en agua fría. 

 

2- Limones para eliminar el fuerte olor

Si acabas de cortar ajo, cebolla, carnes crudas o pescados, utiliza medio limón para frotar la superficie y poder desinfectar la tabla y deshacerte del olor. También puedes lavar la tabla de cortar utilizando un trapo humedecido en una mezcla de jugo de limón y agua. 

 

3- Bicarbonato de sodio para limpieza profunda

Si quieres dejar tu tabla de cortar como nueva, prepara una pasta con una cucharada de bicarbonato de sodio, una cucharada de sal, y unas gotas de agua, y utilízala para fregar la tabla hasta dejarla como nueva. Para finalizar, enjuaga con agua bien caliente, de manera de terminar de eliminar cualquier rastro de bacteria.

 

4- Sal para dejar la tabla limpia y reluciente

Si sueles utilizar agua y detergente para limpiar tus tablas de cortar, para finalizar la limpieza utiliza un trapo humedecido con una solución salina con alta concentración de sodio. Aplicando este método podrás devolverle el brillo y el color a la tabla. También puedes preparar una especie de pasta a base de sal y jugo de limón y utilizarla para darle una limpieza profunda a la tabla cada vez que lo necesites. 

 

5- Consejos Generales

• Recuerda que las tres reglas de oro son: limpieza, desinfección, y secado. 
• No dejes que la humedad permanezca en la tabla por períodos largos de tiempo.
• No dejes que las carnes crudas permanezcan en la tabla más tiempo del necesario.
• Si la tabla es de madera, dos veces por semana, utiliza un aceite mineral para sellas la superficie y evitar la penetración de la bacteria.
• Intenta tener una tabla para vegetales y otra para carnes, de manera de mantener una cocina organizada y limpia.
• Utiliza agua caliente para eliminar bacterias.


TIPOS DE CORTE DE PESCADO

 

  • Filetes: los filetes son el corte más común del pescado. Se pueden hacer tanto en pescados grandes como en pequeños, pero el resultado es diferente. Mientras que en los pescados grandes los filetes llevan piel, en los pequeños es más común que no la lleven. Lo bueno de este tipo de corte es que deja atrás la espina del pescado (y con ella, los posibles sustos al comerlo). Separamos los filetes con un deshuesador o un cuchillo preparado al efecto, palpándola siempre para no cogerla.

  • Lomos: cuando hacemos corte para obtener los lomos del pescado, lo que debemos tener en cuenta es que lo más importante es hacer una incisión a lo largo de la espina central, de modo que podamos ir cortando el lomo lo más ajustados posible a la misma, para sacar el máximo de carne. Es un corte muy agradecido en cocina.

  • Rodaja: es, junto con los filetes y los lomos, el corte más conocido y popular del pescado. Se realiza con un cuchillo que tenga peso como para poder cortar pescados de tamaño considerable. Lo que hacemos, con el pescado sin abrir más allá de la evisceración, es cortar con el cuchillo (que suele ser de los llamados de media luna) hasta que llegamos a la espina para , en ese momento, partirla con un golpe seco y terminar de cortar. De este modo, la piel queda intacta y la rodaja presentará siempre un trozo de espina en el centro.

  • Trancha: llamamos así a abrir un pescado por la mitad desde la cabeza hasta la cola, haciendo un corte que corre perpendicular a la espina principal. De este modo, separamos el pescado en dos partes pero sin eliminar ni la piel ni tampoco las espinas (al menos, la de una de las dos partes). La carne de los lomos queda unida por la espina.

  • Troceado: el troceado del pescado consiste en obtener trozos sin espinas ni piel de los pescados más grandes. Suelen ser irregulares y se utilizan para guisos o para preparar en cortes más pequeños.

  • Suprema: este tipo de corte, que también se suele hacer con las pechugas de pollo, consiste en cortar tiras de unos seis centímetros de ancho a partir de los lomos de pescados como el salmón, la merluza y similares.

  • Medallón: igual que sucede con las carnes, de la carne magra de los pescados también se puede sacar un tipo de pieza que se denomina medallón. Los medallones son piezas sin piel ni espinas, que se obtienen de las rodajas. Son perfectas para guisos elaborados, así como para las personas a las que no les gusta encontrarse raspas en el plato.

  • Paupiette: llamamos así a los filetes de pescado enrollados. Pueden llevar o no relleno y se trata de un tipo de preparación que podemos hacer especialmente con pescados planos como los lenguados o la panga.

 

Hay otro tipo de cortes que son secundarios a los ya expuestos. Por ejemplo tenemos la suprema. se obtiene de los pescados medianos, tipo salmón, merluza, lubina, etc. Una vez sacados los lomos se cortan trozos de unos 6 cm de ancho. En el caso del bacalao, por ejemplo, se utilizan unas pinzas para sacar las espinas que quedan alojadas en la carne de los lomos.